blog

Cómo presentar un gato a otro gato

Cómo presentar un gato a otro gato

Por

Los gatos son animalitos muy territoriales e independientes, lo que hace que no se sientan parte de una manada. La mejor manera de presentar un gato a otro que ya tengas en tu casa, es poco a poco. Para este ejemplo, al gato que lleva contigo un tiempo lo llamaremos gato Alfa. Alfa está acostumbrado a estar solo, y es muy probable que no le agrade para nada la llegada de un nuevo felino, al que llamaremos gato Beta.

Las reacciones felinas suelen ser muy poco predecibles, pero es casi seguro que si los presentas cara a cara, de un día para otro, se pelearán. Te recomendamos que días antes de traer al gato Beta a tu hogar, acondiciones un sector donde se instalará su arenal, bebedero y plato de comida en una habitación aparte de donde estén las cosas del gato Alfa, un baño, por ejemplo.

Luego, lleva objetos que tengan el olor del gato Beta a tu casa: una mantita, un calcetín, un juguete, etc. De esta manera, el gato Alfa se podrá acostumbrar a un nuevo olor felino poco a poco, sin sentirse invadido en su territorio de improviso.

Si el gato Alfa tiene por costumbre echarse en el lado derecho del sofá, prueba dejar algo con el olor del gato Beta en el lado izquierdo. Si al gato Alfa le gusta estar arriba del refigerador, busca otro lugar elevado para el gato Beta y deja ahí algunas cosas con su olor. La idea es que ambos tengan territorios muy delimitados en el hogar.

Luego de algunos días, lleva al gato Beta a su habitación y déjalo ahí, con la puerta cerrada, aparte del gato Alfa. Lo más probable, es que Beta esté asustado por el cambio de ambiente y busque un lugar donde esconderse, así que dejarle una caja de cartón o una jaula transportadora abierta en un rincón para que se sienta más seguro puede funcionar. Por su parte, el gato Alfa sentirá curiosidad por este nuevo inquilino y se acercará a la rendija bajo la puerta para olfatearlo.

Luego de un par de días, ambos pueden interactuar de manera segura si dejas al gato Beta en la jaula cerrada y juegas con el gato Alfa cerca de él. Ideal si los separas tras una puerta de vidrio, de manera que poco a poco se acostumbren uno al otro. Juega primero con el gato Alfa y luego con el gato Beta, dales premios o comida de manera que ambos relacionen algo agradable a la presencia del otro.

El día que finalmente los presentes, no importa lo que suceda, tienes que hacer que parezca algo muy natural, sin exagerar tu reacción en caso de que se ataquen. Si pasan de los bufidos a los arañazos, no intervengas, ya que en el fondo, el gato Alfa está intentando reforzar su territorio.

Lo más probable, es que luego del primer encuentro, el gato Beta regrese a su habitación y no intente volver a salir en un tiempo. Si tal es el caso, tendrás que armarte de paciencia y continuar con el proceso de juegos y premios por otro par de días, pero dejando la puerta abierta para que ambos gatos puedan conocerse e interactuar poco a poco.

Es muy importante que nunca obligues a un gato a acercarse a otro a la fuerza. No tomes en brazos al gato Beta y lo acerques al gato Alfa, ya que de seguro se pelearán o Beta te atacará, intentando huir.

A pesar de todas estas precauciones, es casi imposible saber si es que dos gatos se llevarán bien. No importa mucho si el gato Beta es menor que el gato Alfa, si ambos son machos, o si Alfa es macho y Beta es hembra, las posibilidades de que se peleen son las mismas.  Pero si notas que después del primer encontrón, ambos se evitan e ignoran, y andan por la casa cada uno por su lado, habrás triunfado y podrás poco a poco, disfrutar de la compañía de dos felinos.

 

 

 

Comentarios
  1. Tamina Tamina on 23/08/2020 11:02 #

    ¡Hola! ¿Uds. cuentan, o me recomendarían un profesional etólogo para presentar y eventualmente evaluar la convivencia entre 2 gatas?

Escribe un comentario