blog

La obesidad en los gatos

La obesidad en los gatos

Por

La obesidad es un problema de salud muy recurrente en los gatos, principalmente en los machos castrados. Por lo general, es signo de una alteración de la conducta normal del gato que en su vida salvaje emplea mucho tiempo y energía en cazar para alimentarse. Como en la vida doméstica se le entrega alimento de manera estable, les resulta un poco más complicado regular la ingesta y su peso.

Los gatos silvestres o “de campo” gastan mucha energía cazando a sus presas: de unas cien veces que lo intentan, sólo 15 resultan exitosos. Es por ello que una alimentación de acuerdo a su conducta natural es mucho más efectiva para prevenir la obesidad en tu gato.

 

Menos cantidad de comida, más veces

Recuerda entonces, darle comidas pequeñas, frecuentes repartidas durante el día. Para ello puedes hacer que la comida le cueste tiempo y esfuerzo utilizando comederos como puzzles o juguetes rellenables. También puedes repartir su comida en pequeños recipientes por la casa para satisfacer su instinto de exploración. Ayuda mucho que practiquen actividad física  diariamente con periodos breves de juego aeróbico para que canalice y libere sus instintos de caza.

 

Tu gato no necesita un buffet

Los gatos necesitan una dieta estable para poder ajustar lo que comen a lo que gastan en energía. Si es que continuamente le cambias el tipo de comida, esto solo confundirá su metabolismo. Es mucho mejor que mantengas una marca de alimento para tu regalón y no la cambies a menos que tu veterinario recomiende lo contrario. Además, si ya está francamente pasado de peso, puedes optar por darle un alimento reducido en grasas para evitar que engorde aún más. En nuestra tienda tenemos opciones como el IAMS Optimal Weight que puedes comprar online.

No confundas sus saludos y atenciones por requerimientos de comida, ya que si le das alimento todas las veces que maulle, se acostumbrará a pedirte su comida así a cada rato. Es mejor darle caricias o jugar con él cuando te pida atención y no premios ricos en grasas.

Hay veces en que la obesidad es el resultado de factores ambientales, así que si notas que tu gato puede estar comiendo más de la cuenta, observa su conducta. Puede que esté tratando de calmar su ansiedad y estrés por algún cambio en su rutina diaria , así que es importante evaluar esto y solucionar las causas.

Los gatos manejan el estrés mediante el escondite y la huida, así que si le instalas lugares que le sirvan como escondites, en sitios que estén en las alturas (arriba del refrigerador, o en repisas acondicionadas para él) le ayudarás a estar más tranquilo.

 

Cuando optas por la esterilización

Además de todos los factores anteriores, la esterilización en los gatos produce cambios hormonales que aumentan su apetito y disminuyen el gasto energético favoreciendo la obesidad de tu mascota. En tales casos, tu veterinario te recomendará la dieta más adecuada para ir reduciendo la cantidad de comida gradualmente, por lo general, en el plazo de una semana.

 

Comentarios
Escribe un comentario